Select Menu

Ingeniosidades

Publicitando lecturas

Opinión

Crítica periodística

Galería de imágenes

Youtube: Canal de Aula Z

» » » «Aur, aur… Desperta Ferro! »


Andrei Dorin 3/11/2016 12:33:00 p. m. 0

170 páginas de medievo con un tono juvenil.

Lalana, Fernando y Puente, Luis, Almogávar sin querer, Madrid, Editorial Casals, 2000, Punto juvenil, 60, 172 páginas.

Fernando Lalana, de 57 años, ha publicado más de 30 libros, 12 novelas, y varias obras de teatro. Ganador del premio Nacional de literatura Infantil y Juvenil, Luis Antonio Puente, es un profesor de plástica, lengua y literatura. Con esta, se publica su segunda novela.

Estamos acostumbrados a que cuando se nos habla del mundo medieval, pensamos en dragones, caballeros invencibles y brujos por todas partes, clara influencia de leyendas y cuentos. Después está la realidad, a veces no tan fascinante, pero no siempre es así; es el caso de los almogávares, que sin duda “protagonizaron una de las páginas más asombrosas y novelescas de la historia de la humanidad: la gesta de los almogávares en Bizancio”.  

Almogávar sin querer, con un título, que en mi opinión, no te sugiere que abras el libro y lo empieces a leer, nos intenta trasladar a este punto de la historia, con toques de novela de aventura y sentimiento, dirigida a un público juvenil, aunque a veces no lo parece por sus expresiones medievales, que son pocas, pero están ahí, para meternos más en la historia. 

Es una novela sobre un joven, García Garcés, torpe e inseguro, que por momentos parece puesto a prueba por el mismísimo Dios, y su transformación a través de sus aventuras: desde enamorarse de la persona equivocada a luchar contra los otomanos en épicas batallas en territorio bizantino. 

Dividida en dos partes, está organizada en capítulos, que básicamente nos indica el año y el lugar donde pasa la acción; cuenta con un prólogo que nos presenta un salto temporal, después del cual, se estructura mediante un orden cronológico que abarca casi diez años centrados en las aventuras de nuestro protagonista, contadas en primera persona. Pero hay más tramas que se dejan, por desgracia, en el olvido durante gran parte de la novela, aunque se retoman al final por suerte. El desenlace es predecible y abierto para una segunda parte; demasiado, quizá. 

El libro como tal, se siente inacabado, y por eso te deja con ganas de más y más, una segunda parte vendría muy bien para aclarar varias cosas y como no, seguir con las aventuras de Garcés, pero lo recomiendo, tranquilos. 

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Leave a Reply